El mundo de los muertos es un atardecer eterno


(slink mason) #1

que hay después de la muerte? Es cierto que solo desaparecemos? Hay un mas allá? Un después? Otra vida?
esa pregunta no era nueva, es algo que el ser humano se ha estado preguntando quizás desde que existe, desde el origen de su pensamiento, que hay ,más allá después de lo que consideramos vida?
desde que tengo memoria he tenido esa duda, he pensado en ello, y aquella interrogante se volvió más fuerte aun hace poco,
yo acompañaba a mi padre, un hombre de ya avanzada edad en sus jornadas laborales en el cementerio del lugar, era un lugar tranquilo, al principio un poco aterrador pero con el tiempo… algo tolerable, debíamos cuidar según en palabras de mi padre… las tumbas de posibles saqueadores, gente dedicada a hurtar pertenencias o profanar sus tumbas, nuestro trabajo consistía en ello en dar un recorrido por el lugar inspeccionando que nada estuviera fuera de lo común.
Pero… en una ocasión, en pleno día de muertos, mi padre y yo comenzamos el recorrido de costumbre, eran las 5:40 de la tarde y el cementerio había cerrado sus puertas, mi padre y yo comenzamos por partes separadas… asegurándonos de que todos ya se habían ido.
a mí me toco ir por el lado oeste, y en mi camino me topé con una mujer de avanzada edad que estaba caminando a la entrada, me comentó que una mujer aún estaba merodeando por el lugar, quizás perdida porque ella le había hablado para irse pero no la escucho, yo le agradecí por informarme y le dije que la buscaría,
la mujer se marchó y yo me dispuse a buscar a la chica que me había dicho, el cementerio después de día de muertos queda hecho un desastre, los basureros están llenos y flores dispersadas por todas partes que se había llevado el viento, entonces… mientras pasaba entre las tumbas pude ver a la chica que me había dicho aquella mujer, era un poco alta, de un cabello quebrado muy bien cuidado, llevaba un vestido amarillo y labios pintados de rojo, era una mujer muy bella a decir verdad, se le miraba confundida mirando en todas direcciones
-disculpe- dije intentando llamar su atención, la chica me volteó a ver de inmediato
-es usted un empleado de este lugar?- me pregunto ella
-así es, lo lamento pero… el cementerio ya está cerrado señorita, debo pedirle que se marche…- la chica dibujaba en su rostro un poco de angustia
-por favor debe comprender…- dijo ella algo nerviosa- es que… no he podido encontrar una tumba que buscaba, es importante que la vea, por favor… he venido desde muy lejos solo para… verla por última vez-
-y… cual es el nombre de esa persona?- le pregunte
-su nombre era… mariana… Olvera reyes, ella era mi madre… falleció hace años pero… yo estando de viaje no pude venir a visitar su tumba… por eso necesito encontrarla antes de partir… por favor ayúdame- después de pensarlo un momento le dije que la ayudaría a buscar, después de todo era la madre de esa chica y dijo solo ver su tumba un momento y después marcharse
en base al nombre y la fecha de su muerte pude saber más o menos en que zona del cementerio encontrar la tumba de su madre, buscamos tumba por tumba hasta que al fin dimos con ella, la chica inmediatamente fue ante la tumba cuando le dije que la había encontrado
se le notaba desesperada, miraba que estaba oscureciendo
-no queda mucho tiempo- dijo y frenéticamente comenzó a meter las manos en la tierra de la tumba de su madre, la chica escarbaba la tumba de su propia madre desesperadamente, yo me quede algo impresionado y después reaccione
-oye que demonios haces?- dije tomando a la chica de sus hombros intentando que se apartara de la tumba, su piel estaba muy helada, eso me asusto bastante
-suéltame- dijo ella con una voz que me hizo paralizarme- debo volver debo volver antes que sea tarde!- el sol comenzaba a ocultarse
de qué diablos estás hablando?- dije pero ella insistió
-he dicho que me sueltes!!!- gritó alejándome de ella con un fuerte golpe que me sorprendió por la fuerza con la que me lo dio, me hizo caer y me golpee en la cabeza con una cruz de cemento que estaba detrás mío.
podía ver solo oscuridad, poco a poco no sé cuánto tiempo después empecé a abrir los ojos y pude ver a un montón de gente alrededor mío, todos me miraban de una manera alarmante, podía ver en sus caras expresiones de tristeza, nervios, preocupación, entre ellos estaba esa chica que me había empujado de rodillas ante mí, también note que el sol estaba nuevamente poco antes de anochecer, es decir; ya no estaba justo al borde de ocultarse, si no que estaba un poco más arriba de las montañas, como cuando el cementerio acababa de cerrar.
-perdóname… por favor esta no era mi intención…- dijo la chica en llanto de rodillas-
-de que estas hablando?- le pregunte aun algo confundido con toda esa gente a mi alrededor
-es que yo… te mentí esa no era la tumba de mi madre… era la mía… cada dos de noviembre podemos salir más allá del cementerio donde están nuestros cuerpos… y yo quise salir del cementerio para conocer el mundo allá afuera… pero me perdí… y si no regresaba aquí a mi tumba…. Quedaría vagando como un alma en pena- dijo la chica en lágrimas, escuchar sus palabras me helaron la sangre, simplemente me quede sin palabras y sumamente aterrado, apenas pudiendo hablar le pregunté
-y… porque me pides perdón?..- la chica con lágrimas en los ojos me señalo su tumba
-al empujarte yo…- mi miedo paso a ser un demencial pánico, mi vista se giró en torno a todas las personas presentes,
-no…- dije con un gran terror- no no puede ser nooo!- inmediatamente y con un terrible escalofrió en mi espalda comenzaba a escarbar la tumba de aquella chica con ambas manos y después de un rato… mis manos temblando dieron con mi propio rostro… era mi cuerpo enterrado en la tumba de aquella chica
-yo no quería asesinarte… no quería que murieras pero… tu moriste al caer contra esa tumba… no podía dejarte ahí, o serías un alma en pena… lo siento tanto… de veras que no quería traerte aquí conmigo al mundo de los muertos-

de eso… desde mi llegada aquí… descubrí algunas cosas… lo que hay después de la muerte es incierto… el cielo y el infierno solo viven en la memoria de cada uno… depende que tan malo fuiste… las cosas malas que hiciste te atormentaran por la eternidad…. O si hiciste el daño mínimo… entonces tu pesar será menor… descubrí que el mundo de los muertos es un atardecer eterno, siempre esta una hermosa puesta de sol… Pero jamás anochece y por supuesto nunca amanece de nuevo, ahora solo espero el próximo dos de noviembre… y poderle decir a mi padre… que en el mundo de los muertos… nunca anochece…