La Vida De Un Superviviente


(Zero) #1

Capitulo 1: El Comienzo Del Final.
Es 25 de Junio del 2015, son las 08:26 a.m.
Querido diario, hoy mi madre y yo volvimos a la ciudad donde nací y crecí hasta lo seis años, justo ahora nos vamos a nuestro antiguo hogar, cuando llegue a ella volveré a escribir.
Son las 16:55 p.m.
Sé que dije que cuando llegáramos volvería a escribir, pero se me hizo imposible, ya que tuve que ayudar a mi madre con la limpieza y me dormí al tirarme en mi cama. La sensación de tranquilidad es la que me domino y por eso me dormí. Pero esa tranquilidad se fue cuando vi un sujeto ebrio queriendo ingresar en mi hogar, en ese entonces salí por la ventana, y lo golpee tan duro en la cabeza que no se despertó, hasta que la policía le tiro agua en el rostro. Mi madre nunca se entero de que yo fui quien lo noqueo, pues no quería que supiera que detrás del niño que creía dulce, vivía un alma fría que sin su amor no era nada más que un cascaron vacio.
Son las 21:03
Desperté hace una hora y recordé que no fui a ver a mis amigos de la infancia en especial a mi mejor amiga, quizás mañana los veré. Por ahora me bañare y me dormiré otra vez ya que mi cabeza me está matando, pero siento como alguien me observa, no, siento como me observan. Estoy intranquilo, pero tengo sueño así que igualmente me dormiré.
Es 26 de Junio, son las 09:53
Querido diario, en una hora iré a visitarlos, ya que supongo que aun estarán durmiendo, aun no sé cómo reaccionaran al verme en especial Sara. Querido diario, estoy nervioso.
Son las 13:06
Querido diario, vuelvo de visitarlos, todos se alegraron de verme después de cuatro años, estoy tan feliz, pero a la vez también estoy triste, pues estoy dando vueltas por la ciudad, pensando en porque me ignoro, en porque está molesta, pues me dijo.
No quiero saber nada de ti. Nunca.
En ese momento todo mi sentir por ella murió, creo, mi querido diario que dejare de escribir por unos días.
Es 04 de Enero del 2018, Son las 16:49 p.m.
Querido diario, perdón por volver tres años después se que dije que serian unos días pero no pude evitar dejar de escribir, a partir de hoy te prometo cumplir mis promesas. Ya cumplí 15 años y tuve que ver a mi madre morir a manos de ese maldito bastardo. Te prometo querido diario que vengare su muerte cueste lo que me cueste, tendré la sangre de ese bastardo en mis manos.
En las noticias están pasando algo sobre la tercera guerra mundial, pero no le muestro atención ya que no me interesa, sigo yendo a la escuela a pesar de que algunos colegas faltan, intente llamarlos pero solo algunos contestan, la situación de la guerra no me preocupa, pero al parecer a mis colegas sí.
Es 6 de enero, son las 9:00.
Las noticias dicen que la guerra ya comenzó y que los misiles ya empezaron a lanzarse, destrozando ciudades, el que comenzó la guerra es nada más ni nada menos que Estados unidos, sin embargo los israelitas no dudan en responder.
Es 8 de enero, Son 20:07 a.m.
Las noticias recomiendan quedarse en casa y dejar de asistir a oficinas, escuelas, instituciones, parques, etc. Ya que en algún momento nos podremos, encontrar con algún misil, por desgracia mis amigos y yo vivimos en zonas muy afectadas por la guerra, igualmente no me preocupa en lo más mínimo, me mataría pero prometí no atentar contra mi vida, ya que le que le dije a mi madre que no haría ninguna tontería, que sería feliz como ella lo fue al lado de su hijo estos últimos 12 años. Pues también te prometí algo a ti, Querido diario.
Es 10 de enero, son las 09:05
No fui al colegio pues las cosas se pusieron muy duras, ya no hay gente en la calle, aunque a mi sigue sin preocuparme. Pero hay algo que me preocupa, las personas que viven en mi calle no hicieron ningún movimiento, o yo no vi ninguno.
Es 12 de enero, son las 20:32
Querido diario, hoy quise ir al hogar de mi amigo, ya que me preocupaba su familia, pero el autobús no transitaba a si qué decidí volver a casa.
En el camino encontré a tres sujetos misteriosos y note que todo sus cuerpos estaban cubiertos con túnicas, aunque vi el brazo de uno, tenía el tatuaje de el asesino de mi madre e incluso me sonrió, la tristeza me consumía, pero decidí pasar por el medio de ellos, pero al pasar entre ellos un cuarto estúpido se apareció y me golpeo la cabeza con un bate de béisbol, en ese momento sentí como mi sangre salía de la herida, pero no me preocupaba, solo pensaba en volver a ver a mi madre. En ese entonces solo me desmayé.
Desperté atado sin poder mover un musculo, lo primero que note es que la herida de mi cabeza se cicatrizo, pero después vi a sujetos en mí alrededor y ellos me miraban, yo solo mostraba mi cara de desinterés, ellos solo me observaban con ambición.
Al parecer esperaban a alguien de mayor rango que ellos, pero al momento en el que el llego, solo me torturaron, querido diario, no te imaginas lo que sufrí, mi sangre se escurría de mis heridas, cada nueva herida sentía que mi mente me abandonaba.
Querido diario, quizás este loco, pero quizás no, sin embargo no sentía ningún dolor cuando me hicieron esas heridas, no sé el porqué, pero mi cuerpo se curaba cada vez que lo lastimaban, mis heridas se cicatrizaban, mis fracturas se desaparecían y ellos solo sonreían mientras mi mente se pasaba al lado del estrés, sentía como mis ojos escurrían sangre sin parar. Cuando pasaron más de cinco horas torturándome decidieron parar y me trasladaron a un ataúd, entonces comenzaron a decir oraciones incoherentes.
Querido diario, después de diez minutos de agonía me desmaye ya que podía sentir que mis huesos se doblaban, me desperté en el suelo de mi hogar, mi cabeza me mataba, pensé que todo era un sueño, entonces me levante y me dirigí al baño, mi vista aun era borrosa, me trómpese varias veces con mis pies, pero seguía pensando que seguía siendo un sueño, sin embargo cuando vi mi reflejo en el espejo, me asuste por mí mismo, pues mi ojo izquierdo era de un color rojo, inmediatamente escuche una voz de una chica que decía.
Ah con que tu eres mi portador pues nada mal!.¿Cómo te llamas estúpido?. Yo me llamo lucí. Me dijo.
Me voltee hacia atrás para verla pero no había nada, sin embargo, al momento en el que volteo para verme en el espejo estaba allí, En ese instante salí corriendo de la casa, en ese momento vi que un misil se dirigía directo a la ciudad, pero por desgracia, el misil se dirigió hacia la zona en la que estaba yo, entonces… el impacto del misil me mando a volar, en ese entonces pensé que iba a morir, esta vez sentí miedo. Sin embargo presencie como mi cuerpo se convertía en polvo y volvía a regenerarse, era muy doloroso. Mientras mi cuerpo sufría este gran dolor, mi mente me abandonaba, mis gritos se escuchaba a kilómetros de distancia. En ese momento. Lucí. Me volvió a hablar y me dijo.
Calma estúpido, yo te cuido.
Un gran llanto se desenfreno de mi ojo derecho. Pues hace tiempo no escuchaba esas palabras, excepto por la de estúpido. Me distraje en esas palabras y me di fuertemente contra el suelo, lo cual me hizo trizas los huesos y me desmaye en el instante.
Al despertar vi una niebla de polvo, cenizas, y fuego. Todo eso me provoco lágrimas pues mis amigos, mis vecinos, los que vivían en mi calle, todos murieron. Pero eso no fue todo vi como un gran misil nuclear, aparentemente ruso, se estrello contra el suelo, vi como esa explosión destrozaba todo a su paso.
La onda expansiva me arrastro, pues sufrí muchas heridas ya que atravesé paredes de casas, pero de las cuales no me preocupe, porque tenía esa habilidad, pero las mismas no se cicatrizaban, mi sangre solo dejo un rastro, un camino del cual me arrepiento y también me arrepiento en haber confiado en esa habilidad extraña. Logre ver unas casas, escogí la que más cerca estaba y entre e instantáneamente me desmayé.


(Guardiandelunni) #2

Muy buenas compañero, tu historia esta completa ya?


(Zero) #3

Aún no, solamente llevo tres capítulos, el cuarto esta en progreso.


(Guardiandelunni) #4

Entonces esperare para darte mi punto de vista, suerte con ello :wink:


(Zero) #5

Pues te lo agradezco muchísimo. :grin:


(system) #6

Este tema se cerró automáticamente 7 días después del último post. No se permiten nuevas respuestas.