No te arrodilles en mi cama


(Mariana ) #1

Hola, aquí con un relato que he decidido hacer en dos partes, espero sus comentarios, consejos.

ততততততততততততততততততততত

No te arrodilles en mi cama.

~primera parte ~

El hogar de mi abuela se caracteriza por su mesa grande los domingos rodeada de hijos y nietos, los porta retratos colgando en las paredes inmersos en recuerdos blancos y negros acompañadas de fotografías actuales en colores, en el hogar de mi abuela se puede apreciar el aroma a jazmín en los floreros, la tarta recién hormeada, el hogar de mí abuela es símbolo de encuentros, reunión y protección… Todo esto es para cada uno de sus nietos e hijos que la visitaban e incluso para mí, me sentía así a toda hora del día, protegida, hasta por las noches cuando me sentaba junto a ella antes de dormir para emitir nuestro habitual rezo: —…Y si muero antes de despertar atrapame con tus brazos y no me sueltes— no dejes que esta noche se arrodille en mi cama— pedía en silencio antes de terminar la oración mientras me persino frente a el cristo de madera que cuelga de una pared.

—Uno, dos, tres, vamos a jugar— me dice la voz susurrando en mí oído, es la séptima noche que me quedo a dormir en la casa de mi abuela, la primera vez que se presenta en mi habitación, me desperté sobresaltado buscando a quien me habla, enciendo la luz de noche, no hay nadie, así se suceden las próximas 4 noches venideras, alguien susurrando en oído —¡uno, dos, tres vamos a jugar!—

Décima segunda noche, rezo con mi abuela, me dirijo a mi habitación, esta vez no cierro la puerta así un halo de luz se cuela en la oscura recámara, la osucuridad tendría un enemigo, luz.

Me sentí protegida.

Trato de no dormir esa noche, lo logré, la voz no se presenta, en el transcurso de la noche me sentí observada, sentí la presencia de alguien anhelado, acechando.
[I]Durante ese día el cansancio se hace presente en la falta de dormir , el fastidio por tener que pasar otra noche en vela, hacían de mi día un real fastidio.

La noche llegó, rezo, me dirijo a mi habitación no cierro la puerta, enciendo el televisor, me concentro un una película llamanda “Hombre en llamas” no recuerdo que pasó, no recuerdo cómo me dormí, solo sentí que alguien se arrodilló en mi cama de manera brusca, me sobresalto, no estoy en mi cama, estoy tendida en el piso el impulso del golpe es tan fuerte que me empuja de la cama, ahí me deja tirada.

La escasa luz me deja ver una sombra que sobre sale de la pared, sonríe, puedo ver la comisura de sus labios estirado, desde el silencio rotundo se escucha.

—¡Uno, dos, tres vamos a jugar!— su voz tenebrosa me paraliza, respiro pausado, mi pecho sube y baja expectante, trato de visualizar a la sombra, no la veo, siento el clima húmedo en mi habitación con olor a sangre y nauseabundo, pienso en salir de allí, comienzo a arrastrarme por el suelo para llegar a la puerta, cuando siento que me toma de mis pies diciendo —Te llevo a jugar— mis gritos de auxilio eran callados, quería gritar, gritaba pero no tenía voz, cómo si mi cuerpo no me pertenecía con agilidad desconocida, escurridiza, me arrastraba bajo de la cama.
En un canto similar a las puertas de Salomón tarateaba —tres, dos, uno…— Todo es oscuro.

… Continuará.


(XUNMPTBBNCWi) #2

Que @#@@#@# va a pasar en la siguiente parte!!! No me dejes en suspenso. Ok no O.o xD me dejé llevar.
Te quedó, lo que me gustó fue como toda la historia la hiciste con detalles y el final si que me dejó en suspenso.


(rosally) #3

Esta muy bueno n.n solo hubo una sola falta de ortografía y después esta genial n.n


(Mariana ) #4

Gracias :3 me alegra que te guste


(Mariana ) #5

Ohhhhh, al fin me animo a publicar, gracias por leer, me gustan los detalles en las historias, siento que si no describo una escena falta. Esperemos que pasa :blush:


(Mariana ) #6

Este tema se cerró automáticamente 7 días después del último post. No se permiten nuevas respuestas.