¿Papá, ya llegamos?


#1

No había dormido nada, estaba muy exhausto pero tenía que terminar unos documentos del trabajo. Eran las 5:30 de la mañana y a las 6 tenía que estar en la oficina. Era el cuarto día que no había podido cerrar el ojo. Fuí a mi cuarto, abracé a mi esposa y me quede dormido.

Luego de descansar me levante, llamé a mi jefe y le dije que me diera una semana de vacaciones. Tenía ganas de ese típico viaje de descanso familiar. Mi jefe me otorgó dichas vacaciones y comencé a empacar.

Fui donde los niños y les dije que nos íbamos a la cabaña en el campo del abuelo que estaba a unas 2 horas de mi pueblo. Mi hijo de 3 años fue el más emocionado porque nunca había ido. El otro de 12 simplemente me dijo que no quería ir y que se quedaría en casa. Me puse triste y lo intente convencer. Luego de una buena y larga charla lo logré convencer de que vaya con nosotros.

Al día siguiente subimos todo a la camioneta y nos fuimos. Decidí salir de noche para no agarrar el tráfico y los chicos puedan descansar.

Ya estábamos a 30 minutos de llegar pero nos detuvimos porque había ocurrido un accidente de tráfico. Le pregunté al policía y me dijo que una pareja de esposos se había chocado con un poste y perdieron la vida. Mientras me hablaba pude observar a una mujer con mucha sangre en la ambulancia. Fue muy perturbante pero justo ahí se levantó mi hijo y me preguntó que ocurría. Le dije que estaban arreglando la pista y rápidamente tome el desvío que me indicó el policía.

Mi pequeño me preguntó la típica pregunta de infante en un viaje ¿Ya llegamos?, ¿Cuánto falta? No paraba de pregunte hasta que le grite y se puso a llorar. Luego de un rato en una curva pronunciada se apareció una mujer en medio de la pista. Era la misma mujer que había visto subir a la ambulancia. Yo iba muy rápido así que la intente esquivar pero me descarrile y me fui al barranco. Pude ver a mi esposa desmayarse del miedo y al impactar contra el suelo perdí el conocimiento.

Finalmente, luego de un tiempo me levante y vi mi brazo delante de mi. Había perdido el brazo y un metal de la camioneta me había penetrando el torzo. De lejos vi a mi hijo mayor debajo de una enorme roca y solo vi la cara desfigurada de mi esposa. Me preocupe porq me estaba de sangrando y no veía a mi hijo mejor. Poco a poco iba perdiendo enormes cantidades de sangre y ya me estaba muriendo. Simplemente antes de desmayarme escuché la voz de mi hijo diciendo: ¿Papá, ya llegamos?


(system) #2

Este tema se cerró automáticamente 7 días después del último post. No se permiten nuevas respuestas.