The games of dreams 4 / tercera parte/


(rosally) #1
                                                    Capítulo 13

Memoria VI de Linda Sims.

—Luego ella se esfumó, junto con a Anne y Trend.
—Lástima que Trend haya resultado ser un traidor —dijo Ferrer.
—Al menos tenemos una—decía Angie al acariciar el cabello de Linda.
—Lamento no poder completar mi misión. Espero el castigo —dice Linda al extender sus brazos para ser atada.
Angie y Ferrer la miraron con orgullo.
—No recibirás hoy tu castigo, por que en parte haz visto a esa mujer. ¿O no?
Linda asintió.
—Bien —interrumpió Julian Gómez —Al parecer el interfaz a logrado encontrar al investigador Alexander Marshall.
—Y sobre todo cuando el idiota no ha logrado sacarse el chip de reconocimiento—agregó Beger Wolf.
—¿Ya han llegado las personas? —pregunto Ferrer.
—En total 300 personas. De los suburbios de este lugar hasta de la misma cuidad. Esperan en un edificio . —contestó Beger al indicarle en una Tablet puntos rojos que indicaba a la personas a sus cercanías.
—Parecen pocos, pero en su totalidad serán analizados después. ¿Y que harás con los que restan?
—Ya interactue con la máquina. Ella me dijo que están dispuestos a encontrar a los que hayan sobrevivido al Virus, serán infectados .
—¿Y Stewart? —dijo Angie.
—Está con el respaldo. Les enseña a los nuevos y como actuar.
Angie miro a Linda quien miraba el suelo constantemente.
—Ya puedes retirarte Linda. Ve a la base en donde podrás recuperar fuerzas y te curaran las heridas.
Linda obedeció al instante en que le dijo. Luego de irse.
Angie se fue a su habitación en donde reviso la memoria de Linda Sims.
—Así que estas aquí… —murmuró a la pantalla. Allí se veía la imagen proyectada de Jane Richardson, quien le había apuntado a Linda antes de dispararle.
—Hermana.
De repente ella volteo, por que sabía de quien se trataba.
—Prepárate Matt, cuando ella esté cerca de mi. Tu ya sabe ques hacer.
—Lo se, pero dudo mucho que pueda sobrevivir a lo que yo le haré.

Su hermano tenía ojos negros, como Jane Richardson las tiene. Después de haber experimentado con él, pudo lograr copiar su gen.
—Para entonces… Ella morirá…

                              Capítulo  14

Memoria VII de Linda Sims

Los segundos eran cruciales, no sabia como es que esta mujer nos había encontrado. Pero es de suponer por lo que nos había pasado. Ya que Linda casi nos atrapa y Trend me ayudaba a escapar, o al menos lo aperece. Por alguna razón siento que me oculta algo y no por que supuestamente había salido de la base. Sino que forma parte de lo que le hizo esa científica. Y se que ella siempre deja algo al final. Que jamás nos deja en paz , quizás ella sea peor que Ferrer.
Esta loca y no se detiene hasta conseguirlo.
—Entonces tiene más víctimas que ustedes.
—¿Y tú eres una agente especial del gobierno? —pregunto Trend.
Jane lo miro y con una sonrisa le contesto :
—Es un secreto, pero digamos que no soy ni buena ni mala.
—Sólo espero que no seas como Ferrer o Angie, con eso solo me basta —decía Anne al mirar la ventanilla del auto. Se apoyo sobre el mismo, mientras dibujaba el nombre de Jayden .
—¿Aún lo extrañas?
—Yo creo que lo que hizo fue por que le obligaron.
Mientras ellos hablaban, Jane los miraba desde el espejo retrovisor.
—De seguro lo hacen para que yo actúe de la misma que lo hizo Alexander. Para empezar, no debió meterse. Su vida estaba en peligro. Y al hacerlo solo empeoró. Su esposa lo extraña, además de que sus hijos están atrapados como Linda y Jayden. Debo confesarte algo, Trend— se volvió sobre sí misma para aclarar la situación —Estoy celosa de Linda, al igual que ella lo estaba conmigo, pero yo estaba más segura porque Jayden me eligió. Y admito que todavía no confío en vos, Trend.
—Quizás pienses que soy “parte de ellos” pero en realidad hasta te dije que iba a pasar lo de el Virus Shafer.
—¿Así que eso fue? —miro Jane a Trend.
—Si, y somos pocos quienes se revelarán ante ellos.
—Qué no te engañe, los esperan otros que son fuertes.
Cuando su auto se detuvo , se vio que en su frente se encontraban otros chicos de su edad. Entre ellos Bonie Miller.
—¿¡Bonie!?

                                  Capítulo 15

Memoria VIII de Linda Sims

Era imposible, pero mi mejor amiga de la infancia estaba enfrente mío. Como si yo hubiese querido que todo esto pasará.
Pero lo cierto es que la extrañaba.
—¡Bonie!
Su cabello rubio se movía al mismo tiempo en que ella avanzaba.
—Anne… —decía al abrazarme —Jamás creí que te volvería a ver. Quizás pasaron años desde que no te vi.
—Créeme que me hacías falta —dijo Anne .
Cuando terminó de abrazarla, se fijo por detrás de ella.
—Pensé que eras otro al que conocí—le dijo Bonie.
Se refería a Trend.
—Ni yo—respondió.
—Chicos , deben estar en la casa. Será más fácil si no somos vistos por la gente infestada del Virus Shafer.
Todos se metían, primero fueran las chicas y luego los chicos.
Bonie me explico con quienes se habían encontrado, y entre ellos, estaba Allan.
Anne lo conoció cuando tenía 8 años, después de conocer a Bonie.
Siempre sospechaba que entre ellos había algo, hasta que le explico (lejos de los demás), lo que les habia pasado.
—Y es desde entonces que no paro de matar… Si esta Jane se enterará de lo que soy, creo que me mataría.
—¿Qué?.. ¿Qué acabas de decir?..
—Está chica no es lo que aparenta ser, Anne. No se si has oído pero Allan investigo, y no es coincidencia. ¿Ella se llama Jane Richardson, no?. Bueno… Ella ha sido contratada para asesinar a Ferrer y Angie.
Anne quedo boquiabierta. Y a la vez no podía decir ninguna palabra.
Trend tomó un cuchillo, y lo puso en el cuello de Bonie.
—¿Cómo demonios sabes tanto?
—La pregunta es, ¿Quieren saber más de ella , o solo matarme?
—Trend, detente—le decía Anne.
—¿No lo ves, él es un seguidor de Ferrer, por qué crees que te ha atraido hasta aquí?
—Bonie…
—Aléjate de ella —le dijo Allan, el amigo de Bonie —O serás tú el que termine apuñalado.
Anne no sabia como actuar.
Trend le apoyaba el cuchillo en su cuello de Bonie mientra que Allan en el suyo, pero con un acha.
—Anne… —susurro Trend —Ayúdame.
—No Anne, a mi —exclamó Bonie.
«No puedo, no pienso seguir así…», decía Anne en sus pensamientos. De repente uno de sus ojos se puso verde flúor.
—¿Anne? —pregunto Jane.
Ella tomó un arma, y de repente empezó a dispararle a todos. No matandolos, hiriendolos.
—¡Hey!. ¡¡Te volviste loca!! —le decía Jane al apuntarla con una pistola —¡Anne , basta!
—Trend, si es verdad, baja el cuchillo. —ordenó Anne.
Trend lo bajo de apoco.
—El plan era que los secuetre a ustedes. Marie, los quiere.
—¿Quien es Marie?
—Vuetra madre.
Jane puso la pistola en la cabeza de Trend.
—Entonces hiciste esto para seguir con su maldito plan. Jamás aprenden estos locos.
Bonie tomó el cuchillo que había dejado, y se alejo de ellos. Allan hizo lo mismo, pero agarrando a Anne.
—Ven con nosotros. Ellos no lo valen.
—Pero… —dijo Anne al mirar a Trend.
—Anne, el es parte de esto. Ven con nosotros, lo solucionaremos juntos.
Anne lo miro por unos segundo, las cicatrices que se enemarcaban en sus mejillas y cerca del ojo, provocaron como una distracción para que se fueran de allí.
—Dile a tu Angie, que esta muerta. Alguien me pidió su cabeza. Y yo con gusto lo haré.
—No se que pretendes hacer con ella, pero es más lista de lo que crees.
—Y tú una rata de laboratorio —saco el seguro del arma—¿Por qué hacen esto?
—No es de tu incumbencia.
—Responde, o te volo los cesos.
—Está bien —sonrió mientras mostraba sus manos —Nadie podrá detenerlos, ya que no hay salida. Estas atrapada Jane.
De repente empezaron a parecer jóvenes y adultos . Con ojos que resplandian verde.
—Game over.
—Si claro, pero estoy más que lista —preparó otra pistola, la cual cargo y empezó a dispararle a cada uno. Para cuando quiso ver a Trend. Ya no se encontraba.

Anne se miraba las manos. Su cuerpo sentía cada fibra de lo que le pasaba.
Todo era parte de una trampa. Y sólo Bonie la salvo.
—Gracias.
—No me lo agradezcas, yo nunca confío en desconocidos. Y más si estos son del gobierno.
—Bonie, ¿Has cuanto has matado? —pregunto Anne para olvidar lo reciente.
Allan miro Anne por sobre su hombro.
—En su totalidad, 50.
—¿No puedes parar?
—Créeme que me gustaría que así lo fuese. Pero la bastarda de Valery lo hizo.
—Ella fue tu otra mejor amiga. —sonrió irónicamente.
—Digamos que sí. Pero la hija de puta hizo algo en mi.
No puedo ser yo misma. Al menos de que maté personas. Antes de llegar a este lugar, mate a otras diez. Es como si este demonio me lo dijera. Si no lo hago, enloquezco. Y sí lo hago, me deja por momentos.
—Qué maldita —murmuró Anne.
—Ni que lo digas. Yo también casi muero, y todo por que ella pensó que lo hacía a propósito —comentó Allan al ponerse la mascara de tela marrón —Ella pensaba que Bonie se metió con Erick. ¿Te acordás de Campbell, el muchachado de ojos verdes, el “más guapo”, según Valery?
—Si.
—También se volvió loco o algo por el estilo. El tema es que todas las chicas se morían por el… Y adem-
—No todas —le interrumpió Bonie.
—Además… En todo el mundo, las cosas empezaron a tornarse algo inusuales. Nosotros fuimos cómplices de muchas muertes, sin embargo, la gente empezó a matarse entre sí y a volverse loca.
—Lo vimos por televisión, mucho antes de que ese “Virus Shafer” apareciera para que todos respiraran de el—dijo Bonie.
—¿Cómo se salvaron? —pregunto Anne.
—Ese demonio me ayudo a esconderme, junto con Allan. Cuando se finalizó la prolongación del virus. Salimos. Y es donde vimos que todos estaban desmayados.—dijo Bonie.
—¿Es así como tu sabes más que lo demás?, tú demonio te lo dice.
—Si.
—¿Y tu Allan, sufriste lo mismo?
—No con exactitud, ella solo lo ve o lo oye. Yo solo la ayudo. Ya que ella me salvo la vida. Casi morí…Si no fuera por ella, no se si viviría hoy.
—¿Y que hay de tu familia?
—Los padres de los que asesine le mitieron. Le dijeron que me había muerto. Hasta incluso le mostraron donde supuestamente estaba mi cuerpo.
—Lamento escucharlo.
Allan miro a otra parte.
—Ya paso, en realidad ya no me importa. Ellos también me mentía cuando decían que Bonie había muerto, que debía olvidarla. Pero fue ella misma quien me salvo.
Anne le sonrío, a pesar de que el ambiente tenso no le permitía.
—Al menos, no acabamos hechos trizas.
Dijo Anne antes de tomar un suspiro y dormir.
—Descansa, por que lo necesitarás —dijo Bonie.
Ella asintió. Y se dejo caer en el sueño.

                                Capítulo 16

Memoria IX de Linda Sims

Anne no se despertaba. Es como si le hubiese hecho falta hace mucho tiempo.
En su sueño se veía así misma. A Jayden, quien le extendía su mano.
Ella lo agarro, juntos caminaron por un largo camino. Que se extendía hasta el horizonte.
—Anne, ven conmigo. No te quiero tener lejos de mi.
—Me gustaría que fuese así, pero se que esto es un sueño…
Sus lágrimas caían por sus mejillas.
A lo lejos se acercaban los niños que habían muerto. De cuándo el juego había aparecido.
—Hola Anne, hace tanto que no nos vemos, ¿Eh? —dijo su amiga fallecida, Wendy.
—¿Wendy? —su voz temblaba. Fue a abrazarla.
No quería dejar de verla. Ya que sabía que si lo dejaba de hacer, su imagen se desvaneceria.
—Te extraño mucho, amiga.
—Lo se—le decía mientras le secaba las lágrimas.
—Anne, sabes que si te nos unes. La volverás a ver. Su memoria aguarda en el juego. Si vas ahora. La encontrarás.
Ella empezó a alejarse.
—No… No… Es así como terminaste en los brazos de Linda —lo empujó —¡Tu me engañaste!
—Sabes que te amo.
Fueros esas palabras las que hicieron que ella llorará más.
—¡Detente, por favor! —se agarraba de la cabeza mientras se arrodillada.
—Es una trampa… —se escucho a lo lejos.
—¿Qué? —dijo Anne.
—Anne, ven conmigo —decía Jayden al tomarla de los brazos. —Te necesito.
—Despierta.
—¿Eh? —se volvió a preguntar Anne.
A la distancia noto que un hombre le indicaba que viniese con él.
—Anne, soy yo Alexander Marshall. Estas en un sueño que controla Marie, ven.
Anne se aparto de Jayden y Wendy para ir a donde aquella voz le decía.
—¡Anne! —gritaba Jayden.
—Escucha mi voz.
Pero Anne se dejaba llevar por aquella voz.
Como si fuese un sueño. Todo se convirtió en blanco.
—Eso, despierta con cuidado —seguía indicando esa voz.
—¿Alex?..
—Aquí estoy —le dijo al tomar su mano.
Cuando por fin pudo ver. Lo que sus ojos notaron es que Alex había cambiando tanto físico como los ojos. Se notaba más joven.
—Se ve… Diferente…
—Esa doctora me cambio físicamente, para que la gente no me reconociera. Ahora parezco un hombre de veinte años. Lo que vez, es otro hombre. No mi verdadero yo.
—Lo siento… Yo… —dijo Anne al intentar levantarse. Pero tropezó con sus propios pies —No se que está pasando.
Alexander la volvió a poner firme.
—Aquellos amigos que conducían eran parte de la trampa.
—¿Qué?..
—Lo que dije…
—No… ¡NO! —golpeó unas piedras que se encontraban en el suelo. Sentía mucha rabia que no podía sácarlo ni gritando.
—¡Maldita sea!.. ¡Bonie, Trend, Allan y Jayden!.. ¡¡¡A cuantos más quieren hacerle esto!!!
Alexander la contenia en sus brazos. Pero ella seguía moviéndose de forma bruta.
—¿Por qué a mí?..
Cayó de rodillas mientras su voz se escuchaba más bajo.
—Anne… Todo va a estar bien.
—Escuche eso como unas malditas diez veces. No me digas que todos va estar bien—lo tomo del cuello y empezó a hacer presión —Por qué nada de esto está bien.
Sus ojos empezaron a tornarse un verde flúor.
—Anne… —decía como podía.
Pero ella seguía sin dejar de horrcarlo.
Tenia que hacer que entrará en razón. No tuvo de otra que hacer que se distraiga.
Le dio un beso.
Cuando se separo de ella, él se sorprendía por ver que ella se había quedado mirándolo a los ojos.
—Anne… Perdón, es que no tenia de otra… Yo…
—Shh… —pasó uno de sus dedos en los labios del investigador—Alex, yo ya no se en quién confiar o en quién debo escuchar. Desde que encontré ese juego, mi vida cambio. Jamás volví a ser como antes. Y usted siguió este caso para salvar lo que queda de nosotros. Al hacerlo tuvo su consecuencia —deslizó su mano en su rostro.
—Anne, yo se lo que se siente. He vivido lo suficiente en ese juego, y aún sigo cuerdo. Y todo por que no me han infectado el virus.
—¿Sabe que en todo el mundo lo está, verdad?
Alexander nego.
—Quisiera hacer algo… Pero ya veo que no estoy apta para estar a tu lado.
—¿Anne, que dices?
—¿Tengo los ojos distintos?
—Me temo que sí.
Anne asintió y luego miro hacia un lado. Por momentos parecía que volvería a llorar.
—No hay que perder las esperanzas, ¿Si? —dijo Alex al tomarla de los hombros —Lucharemos hasta el final, seguiremos para salvar vidas. Y sin importar que pase, te apoyaré, por que no importa si esto me cuesta la vida. Nadie merece seguir sufriendo, y nadie volverá a revivir esto.
Anne lo abrazo. Se sentía segura.
Después de todo, siempre hay una pequeña luz al final del camino.

@anonimo8008
@nightraing


(XUNMPTBBNCWi) #2

El tema de las memorias, cuando hicieron su primera aparición de esta cuarta parte de tu creepy, se me he hecho original. Le da un toque de flashback y amo los flashbacks en las historias. <3


(rosally) #3

a mi también, al menos fuiste el que primero logro captarlo :3


(XUNMPTBBNCWi) #4

Pues, si apoco, tantos libros que tengo, me ayudan a saber los toques especiales que le dan a un libro


(system) #5

Este tema se cerró automáticamente 7 días después del último post. No se permiten nuevas respuestas.